Limpieza Urbana

Disfrutar de una ciudad limpia en todo momento es algo que queremos todos. Para conseguirlo, hay que invertir esfuerzos tanto en un personal cualificado como en instrumentos de trabajo que permitan una limpieza urbana de calidad.

Por lo general, los servicios de limpieza urbana se planifican teniendo en cuenta las necesidades de cada ciudad en general y de cada zona en particular. Por ello, factores como el tránsito de personas y vehículos, la cantidad de actividad comercial y cultural o bien el hecho de ser un área de recreo específica condiciona los procesos de limpieza y obliga a optar por unos sistemas o por otros.

Limpieza urbana, sostenibilidad y funcionalidad

Uno de los aspectos que más se vigilan a la hora de poner en marcha estos sistemas de limpieza es la sostenibilidad. De ahí que, por ejemplo, el tipo de agua que se emplee para la limpieza de las calles y mobiliario urbano sea agua no potable. O también que los vehículos se muevan con energías respetuosas con el medio ambiente.

A todo ello se suma el hecho de contar con herramientas para limpieza urbana que garanticen la sostenibilidad y que ofrezcan un resultado de calidad. Para ello, es fundamental que productos como contenedores o escobas viales cuenten con una serie de características propias que les doten de una funcionalidad correcta.

Así, por ejemplo, los contenedores han de ser resistentes a agentes químicos, a rayos UV, calor y frío, han de ser prácticos y ligeros para su fácil movimiento, también tener una tapa anti-acumulación de agua y un mango ergonómico.

Las escobas y cepillos viales han de presentar otras cualidades como contar con un mango desmontable, ser de larga durabilidad, tener un sistema ergonómico para su manejo y limpieza, entre otros. Es solo un ejemplo de las cualidades que han de presentar los productos de limpieza urbana para obtener el resultado deseado.

Productos destacados